José Rodríguez Abásolo, Ingeniero de Ejecución en Mecánica

Desde pequeño inserto en el área
 
Después de ver y apoyar a su padre en su empresa del rubro metalmecánica, José sabía que lo suyo era estudiar Ingeniería de Ejecución en Mecánica en el Instituto. “La verdad es que siempre estuve ligado al mundo laboral, porque ayudaba a mi papá con su negocio. La mecánica, fierros, cálculos, asesorías, ventas y  entre otros son para mí temas abordados desde mi niñez”, manifiesta.
 
En 1995 ingresó a estudiar a la sede Concepción del  Virginio Gómez y de ello guarda los mejores recuerdos. “Tengo muy buenas anécdotas con compañeros y profesores; dos de mis mejores amigos hasta hoy son titulados del Instituto. Además recuerdo haber tenido muy buenos profesores”, comenta.
 
Al titularse, con tan sólo 23 años, comenzó a realizar clases y a trabajar en una empresa de automatización y neumática llamada Microtec. “Trabajar en Microtec me sirvió de experiencia en ese rubro conocido solo en teoría como estudiante, dándome cuenta que en el mundo de las organizaciones  todo cambia mucho y la teoría se debe aplicar de diferentes maneras. Fue una linda experiencia”, recuerda José.
 
José trabaja actualmente en la empresa transnacional Festo S.A., institución a la cual ingresó el  2002, como encargado de logística de la sucursal de Concepción, y hoy se desempeña como asesor senior en el rubro pulpa y papel, en la casa matriz ubicada en Santiago. “Mi trabajo requiere de visitas en plantas a los diferentes clientes y poder mejorar sus sistemas con automatización neumática, todo está ligado a ventas”, explica.
 
Siempre con las ganas de perfeccionarse, el titulado ha realizado durante estos últimos años un diplomado en gestión industrial en la Universidad de Chile y se encuentra próximo a finalizar su segunda carrera,  Ingeniería Civil Industrial.